sábado, 22 de agosto de 2009

EL PRINCIPIO

Las historias no surgen simplemente de los efluvios de la imaginación. Las madejas son un hilo que enrollado, ocultan el esplendor de lo que a partir de él será creado. La vida, muchas veces se torna complicada, porque el ser humano, por mucho que se esmere, no ha aprendido a ser simple, o quizás nadie se lo ha enseñado.

Cuando cierra los ojos, Laura, que así llamaremos a quien nos hará más amenos los momentos, deja que su imaginación fluya, como arroyo junto al camino. Muchas veces recuerda momentos tristes de su pasado, y sonríe, tímidamente, pero sonríe. Ha llegado a creerse que todo aquello fue un mal sueño, porque así, al despertar, todo habrá pasado.

Su imaginación ha aprendido a volar como cometa arrastrada por el viento. Y no sueña ni con príncipes y princesas, ni con dragones y villanos; simplemente sueña con el mañana y sonríe, siempre sonríe. Anhela bonitas historias que dejó atrás, ávida de seguridad en la vida, y con miedo a flaquezas bohemias. Pero sigue ahí, intentando mantenerse firme ante la tormenta. Esperando que pronto llegue el susurro de la brisa y la luna llena para alumbrar el camino de las noches en sus sueños.

2 comentarios:

  1. Animo, me encanta como escribes, no lo dejes.Sigue adelante.
    un BESO.
    Luis

    ResponderEliminar